Analytics

martes, 19 de abril de 2016

Sobre el cambio de apellido o identidad



El cambio de apellido es un proceso judicial y en algunos casos concretarlo ha llevado cuatro años y más de 20.000 pesos. Son procesos largos, con audiencias, pruebas y testigos. Las fiscalías de estos casos, por lo general, se oponen al cambio, aun cuando existan antecedentes similares, porque intentan resguardan el derecho de identidad como causa pública. Los juicios por cambio de nombre o de apellido son excepcionales, y para que se produzcan debe probarse la existencia de un perjuicio grave para la persona, ya que modificar la identidad de alguien modifica toda su historia: será otro el nombre que figure en sus antecedentes, sus deudas y sus registros en instituciones.

Existe un trámite más accesible que puede solucionar parte del problema: la declaración judicial de identidad. Cuando una persona es conocida socialmente con un nombre distinto del oficial, con este trámite puede cambiar sus documentos. Así, aunque legalmente seguirá llamándose de la misma manera, ante la sociedad tendrá el nombre y el apellido que elija, siempre y cuando las pruebas demuestren que realmente hay una discordancia entre lo social y lo registral.




La dificultad en los casos de cambio es escalonada. Luego de superada la etapa judicial, viene la identificación de la persona con su nuevo nombre o apellido y, luego de asumido esto, comienza otro proceso, quizá el más significativo: que las demás personas cambien el modo de llamarla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Hola, si tienes alguna consulta específica sobre el trámite te recomendamos que te comuniques directamente con la oficina correspondiente que figura en el artículo. Saludos y suerte.